DiócesisVicariato Apostólico del Darién

Llamados al discipulado y a la comunión fraterna

La zona misionera de Yaviza recibió la visita pastoral de Monseñor Pedro Hernández, del 8 al 13 de marzo con ocasión de la fiesta en honor a san Francisco Javier, patrono de esta comunidad. Como zona misionera, se sienten muy alegres por la visita de su pastor, que, con su cercanía y el acompañamiento en la celebración de los sacramentos, los hizo experimentar la comunión y la fraternidad.
La visita pastoral de Monseñor Pedro a la zona misionera de Yaviza fue un tiempo de gracia, tiempo de celebrar la fe junto a él, quien como pastor de nuestra Iglesia se dispuso a escuchar a los fieles, acompañarles mediante la celebración de los sacramentos, y sobre todo a enseñar mediante la predicación y reflexión de la Palabra de Dios.
La comunidad cristiana de Yaviza recibió a Monseñor Hernández con mucha expectativa; durante la visita se trató de cuidar el aspecto espiritual sobre todo el ambiente de oración, mediante el rezo del rosario por las mañanas seguido de la oración de laudes, la visita a las comunidades más cercanas, tanto del sector de la carretera como de la comarca Embera waunaan.
Las comunidades visitadas del sector de la carretera fueron: El Totumo, que es una comunidad pequeña, carece de capilla y sufre la avalancha de las sectas protestantes; las familias se mostraron muy contentas por su visita y su cercanía, al mismo tiempo manifestaban su compromiso de seguir adelante, no dejarse vencer por las dificultades, pues aguardan con fe que pronto la capillita en honor de San Sebastián, sea levantada.
En la comunidad de Santa Librada, se realizó la Eucaristía en la escuela; maestros y alumnos recibieron la visita como una señal de bendición en el inicio de este nuevo año educativo.
La visita finalizó con la esperanza de ir fortaleciendo el discipulado y la comunión, y tratar de no caer en la tentación de ser cristianos sin la iglesia.

Artículo anterior

Preocupación por formación integral de nuestros futuros sacerdotes

Siguiente artículo

¡La virgen María! Presente