DiócesisPrelatura de Bocas del Toro

La misión agustino recoleta en la región comarcal de Kankintú

La misión agustino recoleta de la región Ño Kribo tiene sus inicios en los años 1961-1962, a la luz del Concilio Vaticano Segundo, que insistía en la inculturación del evangelio en los pueblos y culturas.

Los padres agustinos recoletos llegan a Kankintú, para asentarse en el corazón cultural de la Comarca Ngöbe-Bugle con el vivo ardor misionero que impulsaba el concilio y el espíritu de los agustinos recoletos, ya probado en Filipinas y amplios sectores de América Latina.

El Padre Esteban López y el Padre Javier Real fueron los primeros misioneros de esta nueva experiencia que le sucedió a los Padres de la Congregación de la Misión, los padres Paúles que incursionaban esporádicamente por la región, y ya en los últimos años se contaba con una pequeña base organizativa que se extendía en las riveras del majstuoso Río Krikamola, del excepcional Rio Manti, que resguarda en sus aguas los famosos “manatíes”, que dan nombre al río; el Rio Dayra y la región de la costa que se expande desde la laguna de Chiriquí, hasta el legendario Río Calobébora, que marca los límites entre la actual Comarca Ngöbe-Buglé y la Provincia de Veraguas en su zona norte, que además existe un camino trillado por siglos, desde la costa hasta Santa Fe.

Esta amplia zona misionera, ha sido pisada y navegada por misioneros agustinos recoletos y misioneras de la Madre Laura, gestando el cumplimiento de la Palabra del Maestro: “Vayan y hagan discípulos de entre los pueblos”. Mt. 28, 19.

En esta labor evangelizadora se descubre a pueblos creyentes, con una fe ancestral en el Dios de la vida, y manifestada desde la perspectiva de la tradición y cultura del pueblo Ngöbe y del pueblo Buglé. Y esta expresión de fe se fundamenta en la proclamación de Jesucristo, como Señor de la historia y de los pueblos y culturas.

La misión agustino recoleta de esta fragosa región ha estado pastoreada por el primer obispo, Monseñor Fr. Martín Legarra Telechea oar, Monseñor José Agustín Ganuza García, oar, Monseñor Aníbal Saldaña Santamaría oar, que es el actual obispo de la Prelatura de Bocas del Toro.

Cabe destacar también la labor de los Catequistas, delegados, dirigentes y celebradores de la Palabra, quienes son los pilares de una pastoral que se reafirma en las comunidades a la luz de la fe y el testimonio de vida que anima el Resucitado en estas regiones.

Artículo anterior

En Chitré se vive el ambiente de la Jornada Mundial de la Juventud

Siguiente artículo

Elaboran rutas turísticas para la JMJ