ComunidadJóvenes

La importancia de la JMJ a nivel familiar

Cuando hablamos de la Jornada Mundial de la Juventud pensamos en jóvenes y toda la agenda de actividades que eso conlleva. Y por las ediciones pasadas, podemos notar cómo la presencia juvenil es evidentemente la predominante y cómo los peregrinos del mundo comparten entre risas, bailes, gritos de júbilo y oración. Sin embargo, la JMJ no es un evento exclusivo para los jóvenes entre 15 y 35 años. Se trata también de una vivencia multicultural que las familias del país sede pueden experimentar si abren sus puertas a los jóvenes y por ende, a Jesús.
Ya sea durante los días en las diócesis o la jornada misma, las familias interesadas y anotadas como familias de acogida reciben en su hogar a peregrinos de cualquier parte del mundo para adoptarlos literalmente por el lapso de la jornada. Y podemos decir con seguridad que este compartir entre peregrino – familia supone una de las experiencias más bonitas de la JMJ. No sólo conocen sobre el país a nivel cultural gracias a la familia, sino que se crean lazos de amistad que perduren la distancia entre los países y nos damos cuenta que las diferencias de costumbres e idiomas no resulta una barrera para compartir una misma fe. Es por ello que ahora las familias de Panamá, Nicaragua y Costa Rica deben abrir sus puertas para acoger a estos jóvenes que dejan su país de residencia para explorar, compartir y expresar a vivía voz que la juventud de Cristo está viva y que la JMJ supone una oportunidad para unir nacionalidades y fortalecer la fraternidad en base a la fe. Por eso te invitamos a que desde ya ores en familia y fortalezcas esos lazos tan lindos de amor para dar ese SÍ a la JMJ y dar tu granito de arena al aceptar acoger peregrinos, que al final serán como hijos en Cristo que este evento en el 2019 te regalará.

Artículo anterior

La mentira para ocultar la realidad

Siguiente artículo

Ecumenismo: “Que todos sean Uno”