ComunidadParejas

La aceptación y el compromiso de ser fiel

La mutua e incondicional aceptación; esta es la explicitación del amor, en lo que tiene de aceptación mutua e incondicional. Ser fiel es la radicalización del amor, en lo que supone de conocimientos y aceptación total del otro.
Un reconocimiento que no se limita y ni se detiene en las cualidades positivas, sino que integra también las limitaciones y defectos y manifestaciones a lo largo de la existencia.
Una aceptación que no se pospone a la comprobación de la evolución del amor, sino que se compromete desde hoy y para siempre la fidelidad en la esperanza. Esta, a su vez, es la forma en que se concretiza la incondicional aceptación del otro. Es la presencia perenne de la aceptación.
A través de la fidelidad el amor es capaz de superar las velocidades del sentimiento. En ella, el amor se hace duradero. Por tanto, la fidelidad implica, fundamentalmente la radicalización existencial del amor; porque el amor se especifica y concretiza en una decisión fundamental de los esposos, quienes, por encima de las situaciones conflictivas y de los cambios que pueden sobrevenir, se comprometen a mantenerse unidos en el amor.
Pero la fidelidad, además, supone la promesa y esta no es sino un acto de libertad suprema que al mismo tiempo compromete. Por ello, el hombre que se decide y esfuerza a ser fiel, aparece como el ser libre que supera el momento exterior y que supera a sí mismo.
Es la promesa donde el hombre trasciende su momento presente, y acepta el riesgo de comprometerse con un futuro.

Artículo anterior

Papás, saquen tiempo para jugar con sus hijos

Siguiente artículo

El modo de vestir y la apariencia personal