EspiritualidadPlan Pastoral

Juntos celebremos el mes de Panamá

Con mucha alegría damos inicio al mes de la Patria, en el que recordamos tantos acontecimientos que nos dieron una identidad como nación. Una Patria que se fue forjando con la idea de tantos hombres y mujeres, como los mártires del 9 de enero de 1964, que creyeron en una sola nación viviendo en libertad, paz y hermandad. La Patria ha sido la inspiración de tantos poetas como Ricardo Miró, que decía: “la patria es el recuerdo… Pedazos de la vida envueltos en jirones de amor o de dolor”.

Nuestra Patria es hermosa, bañada por dos océanos, gran cantidad de ríos y una vasta extensión de árboles con una variedad de fauna. Nuestra gente es alegre, solidaria y somos personas de paz. Sabemos ser acogedores con los extranjeros y migrantes que pasan por nuestra nación. Somos un pueblo creyente en un único Dios, y buscamos manifestar ese amor a Dios, ayudando a nuestro prójimo más necesitado. Una Patria como la soñó Don Jerónimo Ossa al cantar, “alcanzamos por fin la victoria en el campo feliz de la unión”. Una victoria que se alcanza con buenas acciones todos los días y que exaltan a nuestra Patria.

Pero no podemos olvidar, como nos recuerda el Papa Francisco al escribir a la Conferencia Episcopal Argentina, que una Patria tiene como “hijos más llagados a los enfermos, los que viven en la indigencia, los presos, los que se sienten solos, los que no tienen trabajo y pasan todo tipo de necesidad, los que son o fueron víctimas de la trata, del comercio humano y explotación de personas, los menores víctimas de abuso y tantos jóvenes que sufren el flagelo de la droga. Todos ellos llevan el duro peso de situaciones, muchas veces límite” y que nosotros debemos acompañar y aliviar la carga de tantos hermanos.

Artículo anterior

Motivemos espiritualidad viva y fuerte en los jóvenes en la JMJ 2019

Siguiente artículo

Catequesis social incisiva