ComunidadJóvenes

Importancia de los encuentros de oración

No todo es activismo. Sí, es cierto, de todas las pastorales de una parroquia la que más actividad tenga sea la pastoral juvenil. ¿Por qué? Porque cuenta con una gran cantidad de jóvenes llenos de energía y ganas de trabajar y que aman estar en constante movimiento y entretenimiento. Son los que más saltan, caminan, trabajan y brindan apoyo físico en sus parroquias, con carisma de servicio y alegría al dar su tiempo y trabajo. Esto puede mantener a muchos chicos emocionados y muy apegados al Templo, sin embargo, hay un punto clave que muchas veces se ve opacado por tanta actividad: la oración.
Vemos jóvenes llenos de energía para correr pero agotados o con pereza para orar o estar ante el Santísimo Sacramento por una hora. ¿Qué hacer ante esta situación? Hay que promover la oración y convertirlo en algo que los chicos deseen y necesiten constantemente. Es aquí donde entran los encuentros de oración como una propuesta jovial, diferente y espiritual donde los chicos pueden reunirse cada semana en comunidad y compartir con algún sacerdote o predicador de un tema en particular, tener dinámicas, reflexionar la Palabra y como cierre perfecto orar ante el Santísimo. Puede hacerse con fechas específicas y así motivar la participación de los jóvenes en lo primordial: la vida de oración. Esto hará a su vez que los chicos empiecen a orar de forma individual en sus casas y tengan ese encuentro personal con Jesús. Un joven con un camino espiritual en constante formación es a la vez un joven con alegría que tendrán un compromiso fijo y determinado en servir desde su carisma a la Iglesia y ser un promotor de la Buena Nueva a otros jóvenes.

Artículo anterior

En las redes sociales, ¿eres coherente con tu fe?

Siguiente artículo

¡La tierra grita!