DiócesisPenonomé

Iglesia demuestra pertenencia

El  pueblo de la sal, del azúcar  y de San Juan Bautista, Aguadulce, celebró sus 169 años de fundación con desfiles y un sinnúmero de actividades, que incluyeron en esta ocasión la elaboración de un stand especial alusivo a la Jornada Mundial de la Juventud, por parte de los jóvenes de la parroquia.

El equipo organizador del stand, quiso trabajar de la mano con cada  familia, como  nos  invita  el Papa San  Juan  Pablo II:  “La familia debe formar a los hijos para la vida, de manera que cada uno cumpla con plenitud su cometido, de acuerdo con la vocación recibida de Dios. 

Monseñor Edgardo Cedeño y los sacerdotes encargados de la parroquia,  acompañaron al equipo en la motivación, para que se llevara con éxito esta proyección a los pobladores de Aguadulce y visitantes. 

“Hemos de dirigir nuestras acciones hacia el trabajo de acompañamiento espiritual a las familias, para que asuman este papel de primeras educadoras en la fe de sus hijos y les animen con el ejemplo de la vivencia de su fe práctica a involucrarse más en la vida de la Iglesia”, dijo el Obispo.

Por su parte, los jóvenes dieron testimonio con su alegría y estilo  de vida entregada  a la Iglesia, con miras a la preparación para  la  Jornada  Mundial de la Juventud.   

Artículo anterior

Oran por la JMJ Panamá 2019

Siguiente artículo

Un país que ora por sus jóvenes