Laicos

“Identidad Cristiana”

Amigo lector, soy católica porque mis padres me lo inculcaron y ahora lo sigo siendo por decisión personal, pues conforme fui creciendo y madurando me di cuenta de que soy afortunada en serlo. No me veo profesando otra religión que no sea ésta. Es un regalo, una bendición y una gracia de Dios. Pero ella también dicta normas sobre cómo debe ser nuestro comportamiento y aunque no es perfecta y está claro que habrá cosas que mejorar y corregir, nuestra responsabilidad implica que no basta con decir que somos católicos: hay que parecerlo.
En algunas ocasiones, he escuchado a personas decir que a los católicos les es fácil juzgar y eso no es así; lo que ocurre es que tenemos lineamientos que seguir y hay que ser fieles a ellos. Aquí no sólo me estoy refiriendo a los Mandamientos de la Ley de Dios, los cuales por cierto son una clara evidencia de la perfección de nuestro Padre, ya que, los hizo de tal manera que ninguno fuera superior a nuestras fuerzas; sino a cosas tan sencillas como que un buen católico no debería escuchar música que no fuese edificante, sólo porque está de moda, tampoco ver programas televisivos que atenten contra la moral y los valores; y mucho menos aceptar conductas y actuaciones que van en contra de la familia, porque estaríamos profesando una religión “light”.
Todo esto que he expresado anteriormente, deja claro que no es fácil ser católico, y menos aún ser un católico cien por ciento fiel; pero ello es garantía para la vida eterna. Debemos imitar a Jesús que fue siempre coherente con lo que decía y con sus actos. Apreciadísimo amigo lector, no podemos dejarnos llevar por la corriente del mundo, porque quien decide ser católico, debe actuar como tal.

Artículo anterior

Hombre y mujer los creó, Gn 1.27

Siguiente artículo

Los santos de la Jornada Mundial de la Juventud 2019