Desde inicios de los años 70, la jerarquía de la Iglesia panameña vio la necesidad de estar presente en los medios modernos de comunicación. Es así como surgen los primeros intentos con boletines y revistas, hasta que finalmente nace un periódico estructurado para llenar el vacío que existía de información eclesial. Que la Iglesia Católica tuviera su propio periódico fue la visión de monseñor Marcos Gregorio McGrath. Fue así como Panorama Católico salió a la luz pública el 24 de febrero de 1985, confeccionado por un pequeño equipo de cinco personas: la dirección pastoral del padre Juan Rooney, la dirección editorial de la doctora Mélida Ruth Sepúlveda, con Luis Alberto Díaz como jefe de redacción, Belén Olayvar Lizárraga como secretaria, y Gregorio Herrera como encargado de la distribución.
En 1994, Monseñor José Dimas Cedeño toma las riendas como presidente de Panorama Católico, al producirse la renuncia de Monseñor McGrath, por razones de salud.
Más tarde, Monseñor Dimas, acoge la idea de Luis Alberto Díaz, y nombra un equipo timón, compuesto por empresarios, profesionales y personal de la Curia, para asesorar al periódico en los campos financiero y de gestión organizacional. Una de las primeras tareas del Equipo Timón fue impulsar la creación de la Red de Benefactores, que tuvo sus inicios en marzo de 1995. Contó desde su inicio con más de 300 miembros, cuyos donativos anuales contribuyeron a alcanzar las metas propuestas de modernización. Se logró una presentación más moderna mejorado su contenido y fortalecido económicamente su operación.

El padre Juan Rooney, estuvo a cargo de la dirección pastoral del periódico, y aunque carecía de conocimientos periodísticos, tenía una idea clara del tipo de periódico que deseaba hacer. Quería que fuera una herramienta, un vehículo que pudiera ayudar al católico de la calle, a la gente sencilla que no tiene los recursos de poder informarse y formarse, sin excluir por supuesto a los demás.

El padre Fernando Guardia, siendo Vicario de Pastoral, también apoyó y estuvo muy pendiente de la marcha del periódico.

También es importante mencionar a María J. De Obaldía, José y Margarita Cammell, Juan Pascual y Sra., Guillermo Chapman Jr. y a Gilberto Guardia, quienes dieron un apoyo económico fundamental donando la suma de mil balboas cada uno como aporte inicial.
Más tarde, el P. Rosendo Torres asume la dirección pastoral, en abril de 1986; y desde el 29 de agosto de 1995, el padre Vicente Gil fue asignado como asesor pastoral de Panorama Católico.
Su primer tiraje coincidió con el primer domingo de cuaresma y se lanzó a nivel nacional en la parroquia de Atalaya (Santiago); desde entonces todos los años Panorama Católico se hace presente en Atalaya, y en los últimos años la distribución ha pasado a ser parte de la organización de la Parroquia, logrando colocar entre 5000 y 7000 ejemplares.
En su aspecto informativo, Panorama Católico intenta cubrir toda la gama de actividades que realiza la Iglesia a nivel nacional, como una experiencia casera, pero de actualidad e interés público.
En el 2013 rediseñamos nuestra imagen para ofrecer un nuevo concepto en información a nuestros lectores; y hoy, bajo la dirección de la Lic. Betzaida Toulier, distribuimos 21 000 ejemplares en las parroquias, por semana; aumentando la circulación entre 3000 a 5000 ejemplares más, en ediciones especiales como: Atalaya, Santo Cristo de Esquipulas, Don Bosco, Domingo de Ramos, Santa Librada, Santa María La Antigua, San Judas Tadeo.
Somos el único periódico especializado en temas religiosos, y todos los que nos leen encuentran orientación y formación en doctrina y magisterio, siendo una ventana de lo que es, ha sido y hacia donde se proyecta la iglesia en Panamá.

Identidad

Panorama Católico es la publicación semanal de la Iglesia Católica panameña, a través del cual se reafirma la posición de la Iglesia universal con respecto a temas de actualidad, en especial el de la familia. También sirve de instrumento orientador en la problemática social, política y económica del país.

Es un medio de comunicación social renombrado en la Iglesia Católica de Panamá, ya que permite mantener vínculos con el cristiano de la calle y hacer presente a Cristo en su vida y su realidad.

Es, además, un excelente vehículo publicitario de gran utilidad para los empresarios católicos, pues ofrece la posibilidad de que su mensaje penetre y se extienda por todo el territorio nacional, llegando a los lugares más recónditos: donde exista una capilla, ahí llegará Panorama Católico.

[sliderpro id=”6″]