ChitréDiócesis

Fiesta espiritual vivió el pueblo de Las Tablas en sus patronales

La Parroquia Santa Librada de las Tablas se engalanó para la fiesta de su patrona, iniciando con su tradicional novena que partió desde el Puerto Mensabé lugar a donde llega la imagen celebrando la Eucaristía y paseando a la Virgen Mártir por el mar.
Cada noche se realizó la Eucaristía en el templo, con sacerdotes del clero diocesano; el pueblo tableño participaba. La Salve estuvo a cargo del Obispo Emérito de Panamá José Dimas Cedeño, y luego se dio inicio a la procesión con la participación de peregrinos de todas partes del país, que asisten para agradecer a la Santa todas las intercesiones que ha hecho por cada uno.
El día 20 se celebró la gran Eucaristía presidida por Monseñor Rafael Valdivieso, el clero, y algunos otros sacerdotes que año tras año también acompañan.
En la misa se agradeció la labor del Padre Roberto Martínez, quien pronto partirá a Roma, para iniciar estudios sobre la Historia de la Iglesia. También en la Celebración se presentó a los nuevos párrocos, de la Parroquia de la Candelaria de Tonosí, el P. Domingo Tuney, y de la Parroquia María Madre de Dios, de Valle Rico, el Padre Henry Madrid.

Una fiesta espiritual
El Padre Roberto Martínez lleva 4 años como párroco de este templo, y señala que esta fiesta está colmada de espiritualidad, pues en cada novena hay una gran respuesta del pueblo de Dios que noche tras noche abarrotaba el templo, con mucho orden, colaboración y grandiosa organización, pues aman a su Patrona, Santa Librada.
El Comité formado por laicos comprometidos se reúne desde el mes de febrero para dividirse las comisiones de trabajo; se evalúa la fiesta pasada y se toman las mejores decisiones para que la próxima sea y luzca mucho mejor.
Este año Santa Librada tiene 343 años de estar en Las Tablas y la Parroquia cumple 220 años de ser Parroquia.
El Padre Roberto, sobre su nueva asignación de estudios en Roma, señaló que un sacerdote hace promesa de obediencia, y que ve en la voluntad del Obispo, la voluntad de Dios.
“Estudiaremos una Licenciatura en Historia de la Iglesia, voy a estar tres años, lo he acogido con alegría; termino contento y feliz mi trabajo en esta parroquia Santa Librada de Las Tablas, donde el Señor me puso a grandes colaboradores que son mi segunda y gran familia”, dijo

Artículo anterior

Nuevos servidores

Siguiente artículo

Ser solidarios con el hermano