Colón – Kuna YalaDiócesis

Ejercicios espirituales del clero diocesano de Colón

Del 20 al 24 de marzo, se llevaron a cabo los ejercicios espirituales del clero diocesano, en la casa de convivencia del camino neocatecumenal Siervo de Yahvé.  La ponente del retiro fue la hermana Rosmery Castañeda, dominica de la Presentación.
En este retiro se les habló del perfil del sacerdote de hoy: el sacerdote que sirve a la comunidad, se identifica con ella, comparte sus penas y alegrías, conoce su gozo y sin sabores.
El pastor de hoy, debe abrirse a los carismas, trabajar con los consagrados y los laicos, promover gradualmente la corresponsabilidad de todos los miembros del pueblo de Dios. Todo esto exige un cambio de mentalidad del ser y actuar de la Iglesia.
El objetivo de dicho retiro fue realizar un alto en la vida, dejando de escuchar tantas voces que pueblan en el interior de cada uno que se preguntan: ¿dónde está Dios?  Se enfatizó en el diálogo con el Padre, su ofrecimiento y su amistad. Es necesario, disponer el oído a una mayor atención y aprender a través de la disciplina del silencio en la escuela de la Palabra.
La temática fue basada en tres aspectos del relato de la Transfiguración del Señor: – Tabor: hay que subir, – Nube: hay que entrar, – Velo: se debe abrir, para así contemplar a Cristo en su misterio.   Se pedía además buscar ese momento de intimidad en el cual a los pies de Jesús, a solas con Él, su palabra viene a regocijar y nutrir las almas.
Otros aspectos sobresalientes fueron el prepararse y aguardar según el texto bíblico de Éxodo 34, además se destacaron personajes bíblicos: Elías, José, Jacob y Pedro, donde la religiosa dominica les hablaba de asumir el  dolor y sanar las heridas. “Con poder no se gana, sino dejándose abrazar por el otro”.

Artículo anterior

Caminaron y oraron unidos para pedir por los niños por nacer

Siguiente artículo

Viviendo y compartiendo la alegría de la misión