ComunidadJóvenes

Descubriendo nuestro yo

Parecía un simple taller para jóvenes de pastoral juvenil, pero el hecho de explorar nuestras actitudes y descubrir limitaciones y virtudes es todo un recorrido que puede traer a colación sentimientos encontrados.

¿Nos causa algo de temor conocernos a nosotros mismos? Esta interrogante es necesaria replantearla a la hora de comprender que es parte fundamental de nuestro crecimiento espiritual y formación humana el hecho de descubrir cómo pensamos y actuamos. Y muchas veces como jóvenes olvidamos esta importante parte de nuestro descubrimiento propio. Hay actitudes que fortalecer, otras que mejorar y algunas que debemos considerar dejar atrás, pero solo podremos trabajar en ellas si nos proponemos escuchar esa voz interior que tenemos donde tenemos un encuentro personal con nosotros mismos.

La pastoral juvenil toma cartas en este asunto dentro de su plan formativo. Y aunque a simple vista parezca algo que no tiene mucha importancia o que no es de urgencia, los jóvenes estarían muy agradecidos si pudiesen conocerse mejor para entender muchas de sus actitudes y pensamientos. Por eso, estar en pastoral juvenil representa una oportunidad para descubrir esta área de formación humana donde los jóvenes podemos tener acceso a excelentes talleres y temas que nos permitirán fortalecer valores, nuestras emociones y comprendernos mejor. Además del área espiritual, social y las actividades, la formación humana es esencial, siendo incluso la base para la juventud que busca diariamente a Jesús a través de una comunidad juvenil donde comparte con chicos de distintas personalidades y con situaciones que pueden chocar. El diálogo, los valores y la constante formación nos permitirán ser jóvenes con una mirada en un futuro prometedor y lleno de buena actitud.

Artículo anterior

Joven abre los ojos y aprender a esperar

Siguiente artículo

Basta, no más maltrato