CatequesisEspiritualidad

¿Qué contenidos hay que presentar en el primer anuncio?

Se puede decir que la esencia del primer anuncio es atraer hacia la comunidad cristiana a aquellas personas que no han oído hablar de Jesucristo o aquellas personas que se han alejado de su fe. Para ello es necesario hacer atractivo aquello que les hará regresar, es decir, el anuncio de la Buena Noticia de Jesucristo.
Hay que transmitir un Dios Amor que a pesar de nuestras infidelidades es capaz de perdonarnos y darnos nueva vida. Propiciar ese encuentro con el resucitado es de suma importancia. Y esa experiencia de encuentro debe manifestarse, en especial, en una comunidad que vive su fe en el resucitado practicando el mandamiento del amor, la misericordia, el servicio, etc.
El encuentro con Jesucristo, tarde o temprano, va a hacer que la persona se disponga a revisar su propia vida, ya que el amor que le manifiesta Dios le invitará a la conversión. Siento que esto es importante, ya que, podemos caer en la tentación de hacerle ver a una persona alejada, su falta, sus errores para que se convierta. En este punto, el amor de Jesucristo debe ser la fuerza que le motive a cambiar su manera de vivir.
La Buena Noticia de Jesucristo sigue presente en nuestras vidas. Y debemos dar razón de esa alegría en la manera en que vivimos como comunidad. Pero, cabría preguntarnos si hoy en día, consideramos realmente el Evangelio como Buena Noticia, cada vez que se proclama la Palabra en una Eucaristía por ejemplo. Nos volvemos tan rutinarios que, tenemos que revisar nuestras disposiciones al escuchar esa Palabra proclamada para que comience a ser Buena Noticia en mi propia vida. Porque si no, ¿cómo voy a ser instrumento para que otros se acerquen a Dios en ese primer anuncio que debe comenzar por la propia vida? Para anunciar a Jesucristo, primero tiene que ser Él mismo Buena Noticia para nosotros mismos, sino no vamos a convencer a nadie.
Nos corresponde a nosotros ser guías para aquellas personas que están alejadas para que puedan comprender el sentido de los relatos evangélicos y que puedan ser luz que ilumine la condición de vida que están viviendo en este preciso momento de su historia.

Artículo anterior

“Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio” (Mc. 16,15)

Siguiente artículo

¿Quién es Jesús?