CulturaVariedad

¿Ciencia y fe: son compatibles?

Decir que la fe se contrapone a la ciencia es una afirmación desmentida por miles de científicos de talla mundial entre los cuales se encuentran no pocos premios nobel, sino que además contradice una actitud fundamental que todo científico, ateo o creyente, presupone en cualquiera de sus experimentos. Sí, porque la fe -entendida en este caso como confianza humana ante lo no demostrable o comprobable – es de hecho una experiencia cotidiana de todo científico que indaga.
En varios momentos de la historia han surgido voces que preconizaban el final del pensamiento religioso, como perspectiva intelectual que habría de ser superada por la ciencia; el positivismo y el materialismo científico, entre otras doctrinas, se han destacado en esta opinión. Pero, sin olvidar que muchos de estos posicionamientos no se identifican con la ciencia, sino que suponen verdaderas ideologías.
A lo largo de la historia ¿ha habido enfrentamientos entre ciencia y religión. Y, tras analizar los casos en los cuales se han producido, podríamos sintetizarlos afirmando que se ha tratado de una transgresión del llamado principio de demarcación. El conflicto ha podido llegar cuando algunos representantes de la religión han atacado, ilegítimamente, las aportaciones de la ciencia o, paralelamente, cuando algunos representantes de la ciencia han querido, injustificadamente, deslegitimar la perspectiva religiosa. Como nombres más señeros desde la perspectiva de la ciencia, nos vendrán a la memoria personalidades como Galileo y Darwin. En el caso del primero, junto a muchos datos inexactos que circulan, la Iglesia católica hizo un reconocimiento explícito del error cometido con él (1992); Galileo se sintió católico hasta el final de sus días, siendo un ejemplo que encarna nítidamente la armonización de la creencia religiosa y la producción científica.

Artículo anterior

Voceros de la Buena Nueva

Siguiente artículo

“Fui forastero y me recibiste”…