Colón – Kuna YalaDiócesis

Caminado en comunión

En la semana del 14 al 18 de junio, Monseñor Manuel Ochogavía realizó la visita pastoral a la Parroquia Santa María de Belén de Villa del Caribe. Dio inicio con una reunión con el consejo pastoral de la parroquia, pero antes, compartió “La Alegría del Evangelio” exhortación apostólica escrita por el Santo Padre Francisco, la cual invita a compartir con los demás, la alegría de ser católicos.
Luego de estas enriquecedoras palabras, se le presentó el plan pastoral de la Parroquia y compartieron algunas experiencias entre ambas partes.
También visitó las estructuras de las capillas que conforman la Parroquia Santa María de Belén y pudo observar las condiciones en la que se encontraban cada una de ellas, sus necesidades, avances, remodelaciones, entre otras.
Visitó el Centro de Educación Básico General República de Sudáfrica, donde los niños lo recibieron con bailes característicos de la provincia y pasaron un momento único. Además conoció por parte de la administradora del plantel la dura y triste realidad de algunos de los estudiantes e inclusive maestros debido a la violencia que a diario viven por el sector.
Compartió con algunos enfermos de la comunidad y les dio ánimo para seguir adelante. En la Capilla Nuestra Señora Desatanudos celebró la eucaristía en la cual agradeció su presencia porque así tuvo la oportunidad de tener un encuentro con su rebaño para escucharles, compartir y darse fuerzas al caminar.
Por otra parte manifestaba que la Iglesia se encuentra en una etapa de reforma, en donde todos y cada uno está llamado al cambio poniéndose al día para responder y hacer atractivo el mensaje.
“Que todos seamos uno, un solo espíritu, un solo cuerpo para seguir en la mira de ese horizonte que como hermanos de una misma sangre queremos llevar”, dijo.
Habló también sobre el Nuevo manual de normas sobre la Administración de las Parroquias; también respondió algunas de las interrogantes que podría tener el equipo y felicitó por el trabajo que están realizando en esta parte, exhortándolos a seguir haciéndolo, pues manifestó que es ejemplar cuando se trabaja en equipo.
No podía dejar de compartir en un momento de oración y reconciliación con los niños y padres de familia de las diferentes catequesis entre ellas: infancia misionera y seguimiento. Los exhortó a guiar y a estar con sus hijos siempre, compartiendo con ellos y sobretodo amándolos.
Después compartió con los jóvenes a quienes exhortó a trabajar y sumarse al trabajo de la JMJ 2019.

Artículo anterior

Evangelizar con hechos

Siguiente artículo

Iglesia en salida y misionera