DiócesisPanamá

Buscando nuevos caminos desde la Vida Consagrada

Dime cómo te relacionas y te diré qué clase de persona eres, dime cómo te relacionas y te diré qué tipo de cristiano llegaste a ser. Con estas interrogantes llamaba a la reflexión de los asistentes el padre Guillermo Campuzano, dejándoles claro el mensaje: “es el mundo relacional nos que les define como seres humanos, como cristianos y religiosos”.
Campuzano, sacerdote colombiano, vino desde la Arquidiócesis de Chicago para compartir como ponente en el Congreso de la Vida Consagrada, evento organizado por la Federación Panameña de Religiosos y Religiosas.
En sus ponencias y talleres prácticos dio a conocer diferentes herramientas que servirán a las comunidades religiosas para que respondan mejor a las realidades y desafíos que viven constantemente.
Explicó que en Dios hay una permanente relacionalidad entre el Padre, el Hijo y Espíritu Santo, viven una comunidad en el amor. Y para todos lo que creemos, esto es posible, nuestra esencia viene de lo relacional.
Exhortó entre risas a no desfigurar el rostro de Dios, “tenemos mucha responsabilidad en el ateísmo moderno. Dios en su humildad pasa a través de nosotros para darse a conocer; quienes en vez de revelarle con amor y alegría, le desfiguramos; por eso los jóvenes, los intelectuales y muchos bautizados no creen”.
En la parroquia o en el sitio que Dios te ponga debes estar abierto a las relaciones, volver a la propuesta del evangelio, sin atenuantes. No pensemos en el qué y en el donde, sino en el cómo voy a lograr mi misión, agregó.
El padre Luis Vergara, presidente de FEPAR confirmó que el espacio sirvió de reencuentro para 55 comunidades religiosas que se hicieron presente de 110 congregaciones existentes en el país.
También estuvo de ponente la Hermana Mercedes Casas, de México, presidenta de la Confederación Caribeña y Latinoamericana de Religiosas /os CLAR, quien les habló sobre el Horizonte Inspirador.
El padre Miguel Ángel Keller y Luis Ponce, de la Dirección de Logística del COL de la Jornada Mundial de la Juventud estuvieron presente para motivar a los asistentes a que formen parte de la organización de este evento tan importante que se acerca.

Artículo anterior

Jóvenes levantan su voz

Siguiente artículo

Mons. Ulloa: la familia es nuestro primer seminario