CatequesisEspiritualidad

Biblia y catequesis: recuperar el lenguaje simbólico en la catequesis

En cuanto al uso de la Biblia en la pastoral existen algunas contradicciones. Esa Palabra de Vida, en qué medida es significativa para la vida del creyente. La Biblia debe ser ese compañero de camino en la vida. Algo importante que se debe tener en cuenta es el momento de maduración de la fe en que se encuentra la persona y buscar el texto bíblico apropiado para él. Hay que buscar diferentes caminos para que la Palabra de Dios represente algo en la vida de la persona porque cada uno es diferente. Por ejemplo, hay creyentes que han perdido la fe o se ha debilitado, otros vuelven después de estar alejados, etc. Hay que hacerles ver como Dios les está hablando hoy de un modo muy personal.
Debemos aprender un poco de los judíos en cuanto al respeto que se le da al mensaje. Para ellos la Torá es algo muy sagrado; le rinden mucha reverencia. Se habla de esa sacramentalidad de la Sagrada Escritura. La lectura cristiana que hacemos de la Biblia se hace desde el acontecimiento Cristo.
Existen dificultades para la utilización de la Biblia en la Catequesis, tanto del lado del mismo texto bíblico (lenguaje, contenido, cultura), como del lado del lector (variedad de niveles vitales del lector, mundo cultural, inconsciente).
En la catequesis hay que explicar y descubrir que hay detrás de un símbolo (lenguaje simbólico). También hay que educar en la interioridad. Lo que tiene que ver, por ejemplo, con la utilización de velas, el silencio, símbolos, etc. Hay que recordar que el lenguaje simbólico es analogía. Necesitamos mediar ese encuentro con lo simbólico en la catequesis. El texto sale al encuentro de la persona. Si no hay persona el texto está muerto.
Por todo esto, es imprescindible que haya un animador bíblico que pueda incentivar, motivar todas estas iniciativas, porque la Biblia está llamada a animar la catequesis. Pero si no conocemos, todo ese trasfondo bíblico no sabremos como transmitir el verdadero mensaje que hay detrás del texto.

Artículo anterior

La familia: comunidad de vida y de amor

Siguiente artículo

Sólo el padre conoce el día y la hora, estén vigilantes! (Lc 17, 20-37)