CatequesisEspiritualidad

Biblia y catequesis: carácter relacional del ser humano con Dios

El lenguaje científico es unívoco, las palabras nombran una realidad y solo una. El lenguaje religioso es simbólico, analógico, polivalente. La Biblia tiene su propio lenguaje, va más allá del lenguaje científico.
El lenguaje bíblico tiene un carácter histórico y relacional. La Biblia no es un libro de teología, sino el testimonio de una relación. Recoge el proceso evolutivo vivido por Israel: han quedado huellas de este proceso. La Biblia nos ofrece el testimonio de una existencia vivida como “historia de relación entre Dios y el ser humano”.
Hay que tener la capacidad de descubrir la inmediatez del texto bíblico. Que el catequizando se encuentre con el texto. Hay que dar primado al texto bíblico: encontrarse con él, entrar en lo simbólico-lírico.
La Palabra hace la síntesis entre el recuerdo y la presencia, sin la cual no hay fe. El encuentro se hace por la fe. Entramos en relación, a través del lenguaje, de la Palabra. Pero el órgano de la percepción es el acto de fe. El encuentro con Dios no es fruto de la interpretación sino del acto de fe. No nos podemos quedar en la interpretación. Hay que dar el salto de fe. Una buena interpretación de la Biblia puede entusiasmar (comentarios bíblicos) pero tenemos que ir al encuentro de la Palabra. La fe no es una creencia sino un encuentro con el Dios vivo.
Dios tiene una pedagogía. Tiene una manera de llegar a la persona, y esto es importante para la catequesis. Hay un camino hecho en la Biblia y tenemos también nosotros que recorrer el camino.
Dios se adapta y se acerca a su pueblo y desde allí lo va conduciendo. En la catequesis hay que aceptar el nivel o madurez de fe de los catequizandos. Hay que tener la paciencia del pedagogo. No tener miedo a que explore esos caminos y hay que saber orientar y acompañar.
A veces nos quedamos con la ley y pensamos que ya hemos cumplido con Dios. La religión es solo una muleta para el encuentro con Dios. Es nuestra tarea la de ser pedagogo escrutando las escrituras.

Artículo anterior

La singular diversidad cultural de Panamá

Siguiente artículo

Con el coraje de la mujer y la confianza del publicano (Lc 18, 1-14)