DavidDiócesis

Adultos de la parroquia San Juan Bautista confirman su fe

Procedentes de diferentes comunidades, 18 adultos recibieron en la tarde del domingo 15 de octubre, el sacramento de la Confirmación, en la celebración que tuvo lugar en la Parroquia San Juan Bautista de Boquete. Monseñor José Luis Cardenal Lacunza M., presidió la Eucaristía en compañía de Fray Mynor Barrera, párroco de Boquete.

Fray Mynor presentó a los candidatos a la confirmación, por comunidad; estos, fueron recibidos con alegría por Mons. Lacunza, quien resaltó el ambiente de fiesta en el que estábamos, nunca es tarde para acercarse a Dios, para vivir la plenitud de la vida cristiana. El tiempo de Dios es diferente al nuestro, Él no desespera como nosotros; siempre está a la espera de que sus hijos se acerquen a Él.

“Ustedes hoy asumen esa madurez cristiana que les hace responsables por su fe. El Espíritu Santo lo recibimos precisamente para eso, dar testimonio de nuestra fe. Para ayudar a otros también, a vivir su fe. Para comprometernos en lo que es la vida y la misión de la iglesia, que no es otra que anunciar el Evangelio, anunciar esa Buena Noticia del amor de Dios a todos.” resaltó Monseñor Lacunza en su homilía. 

Monseñor José Luis Cardenal Lacunza, recordó a los confirmandos y presentes, que Dios nos da al Espíritu Santo para que sepamos discernir, tomar la decisión correcta y no desviarnos de sus planes; he hizo un llamado para que tomemos en serio nuestra fe cristiana.  Dios quiere la felicidad para todos nosotros. La vida cristiana no es compatible con la tristeza. La vida de la iglesia tiene que ser una vida de alegría. Tenemos que contagiar la alegría. Si Dios me ama, eso tiene que transformarme, eso tiene que empujarme para arriba, eso tiene que levantarme. Aunque esté en situaciones humanas difíciles, saber que Dios está conmigo, que Dios me ama, tiene que darle luz a mi vida. Tiene que darnos esperanza.    

Artículo anterior

Un obispo que escucha y acompaña a su pueblo

Siguiente artículo

Parroquia Santa Teresa de Jesús celebró con devoción sus patronales