ComunidadParejas

Abnegación como base del amor de la pareja

Es indispensable purificar, corregir entre los esposos las formas de amor humano, como: el gustarse, quererse, amarse, que deben vivirse desde el plano de la libertad y el respeto.
Es indispensable cuando el gustar, propio de la atracción corporal se convierte en el egoísmo del acaparamiento sexual. El querer, propio de las emociones del corazón, se convierte en afán posesivo. El amar, propio del espíritu en su voluntad de darse, se convierte en egoísmo. Por ello es precisa la abnegación.
La abnegación se expresa por ejemplo cuando el esposo deja dormir a su amada que acaba de dar a luz, atendiendo al bebé por la noche para luego irse con ánimo a trabajar; o la esposa que apoya trabajando fuera del hogar, para regresar cansada y atender a los hijos sin perder la paz.
Lo normal es que entre esposos el amor de donación se viva en el ordinario acontecer de cada día sin importar los costos.
Pero también la abnegación se deberá vivir en medio de duras experiencias, como enfermedades, crisis económicas, laborales, que implican cambios y ajustes.
La lucha contra el amor propio se expresa cuando se cede en las diferencias o en lo pequeño solo para hacer la vida de tu esposo o esposa más agradable. El pasar de alto la camisa con alguna arruga, la sopa un poco salada, un retraso, la impaciencia en la escucha al llegar de la oficina. Es necesario morir un poco a nosotros mismos para hacer felices a los demás.

Artículo anterior

Enséñele a sus hijos a obedecer según las reglas de Dios

Siguiente artículo

Sin bulla y el descontrol, también se disfruta…