ComunidadParejas

¿Cómo hacer frente a un esposo deprimido y enojado?

Tener un esposo enojado es un reto. Él puede estar deprimido, estresado o tal vez no tiene la habilidad necesaria para expresarse emocionalmente de manera saludable.

Los arrebatos de ira son a menudo el resultado de una percepción de injusticia, de sentimientos de falta de respeto, o de demandas aparentemente abrumadoras. Ser razonable, respetuosa y servicial son formas rápidas para unirse como pareja y reducir la irritación.

Tener un esposo enojado no significa que también tienes que estar enojada. Si ya es esperado que tu esposo se enoje con frecuencia, eso no significa que tienes el derecho de provocarlo, pero tampoco significa que tienes que caminar de puntillas.

Las consecuencias de los comportamientos irritados son culpa de quien se enojó, y no tienes por qué estar enmendando las cosas por ellos. Eso tampoco significa que tienes el derecho de castigar a tu esposo y no darle afecto o prestarle atención hasta que “se lo merezca”.

Si te propones a decir cosas amables en lugar de criticar, ser sincero en vez de burlarte, y escucharlo atentamente ayudará a que tú pareja se sienta emocionalmente seguro.

Todas conocemos los puntos débiles de nuestra pareja, y podemos fácilmente decir un comentario hiriente. Es posible que queramos defendernos o pensamos que nuestros ataques verbales están justificados. Esto sólo aumentará la ira, y en ese caso es mejor guardar silencio.

Tu cónyuge es tu par, tu amigo, y tu compañero de equipo. No actúes como su mamá. Compartan las responsabilidades, digan cosas amables, y disfruten juntos de actividades positivas. Diviértanse, ríanse, hablen y sobre todo sonrían.



Artículo anterior

Logre una autoridad positiva

Siguiente artículo

En verano estamos todos comprometidos con Dios

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *