ComunidadParejas

Permanezcamos en el amor a pesar de la adversidad

Hemos venido recibiendo tantos beneficios en nuestro matrimonio y en la familia, luego de haber asistido al fin de semana (FDS) de este movimiento de la Iglesia Católica, que sentimos valió la pena todo el sacrificio para ver florecer bendiciones en nuestra familia y en la relación como esposos.

Hemos comprendido y aceptado que es sumamente importante y necesario tener a Dios en el centro de nuestro hogar, solos simplemente no podemos.

EMM nos enseña, a través del amor de Dios, reflejado en cada una de las parejas que entregan su tiempo, cariño y servicio al movimiento, que siempre hay esperanza, que nunca se debe perder la fe, que el Amor es una decisión de cada uno, una opción responsable y guiada por Dios, que se toma cada día.

Estamos aprendiendo a ser mejores esposos, a escucharnos con el corazón, a utilizar herramientas y estrategias para resolver y sobrellevar los conflictos normales en una relación.

EMM nos ha otorgado además  la más valiosa de ellas, “el diálogo”,  para comunicarnos de manera eficaz. La meta, comprendernos, tener éxito en nuestro matrimonio, dándonos esperanza en el futuro de compartir sentimientos buenos y no tan buenos mediante la escucha con el corazón, reposada y abierta, sin críticas ni reclamos.

Gracias a EMM hemos reafirmado nuestra tarea de servir al prójimo, a nuestra familia, a la comunidad con amor como Jesús nos enseñó. Compartiendo todo lo bueno y maravilloso que Dios nos regala,  a través de la hermosa misión de ser luz y esperanza.



Artículo anterior

Ayúdalos a que aprendan de sus errores

Siguiente artículo

Positivos y realistas con nuestros propósitos

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *